Rock mexicano

Diez muestras imperdibles del Rock And Roll mexicano original (tercera y última parte)

“…Qué es lo que hacen los viejos de ahora, juegan canasta, toman Highball/ no les preocupa lo que nos pasa, siempre tienen la razón/ por eso soy rebelde con causa, o sin razón…”

Fabricio, 1961

En esta tercera y última parte, terminaré de revisar brevemente las piezas que consideré más importantes del Rock and Roll mexicano y de inspiración original, subrayando que me hubiera encantado desarrollar este tema cuando menos hasta 25 muestras; he privilegiado canciones que son totalmente rocanroleras (es por ello que no desarrollé la muy importante “Tus Ojos” del buen amigo Rafael Acosta Córdova , la cual es sin duda la mejor balada blues de este país all-time) por lo tanto acepto de antemano la crítica provocada por mi selección, haciendo la promesa de abordarlas a detalle en alguna próxima ocasión.

Capítulo aparte merecen las composiciones rocanroleras y baladeras en español oriundas de otros países, y que también saborearon el éxito que México les concedió; honor a quien honor merece, y serán analizados también en futuro cercano, pinky promise.

Si ustedes son simples observadores, admiradores, o de plano fanáticos- como un servidor- del rocanrol mexicano de la primera época juvenil, y pasean por estos viejos barrios defeños, clasemedieros (y otros ya no tanto, jajaja) y de sabor nostálgico, les invito a que escuchen en sus casas y sus calles, sus cocheras y a través de las ventanas de salas y recámaras, como hace la friolera de 60 años, esos primeros acordes escandalosos, junto con tamborazos dispares y el piano de la familia; disfruten de un rico helado en aquellas neverías clásicas, como la Nevería Roxy (Condesa) La Bella Italia (Roma) o Chiandoni (Nápoles) y disfruten la existencia y sobrevivencia de colonias capitalinas (que los terremotos han querido terminar a toda costa, caray) como la Roma, Condesa, Narvarte, Del Valle, Álamos, Nápoles, Irrigación, Anzures, Guerrero, Centro Histórico, Estrella, Moctezuma, Balbuena, Lindavista, Industrial, Villa de Cortés, etc. y todos esos rumbos maravillosos que emanan y respiran rocanrol juvenil mexicano, les aseguro que le encontrarán mucho sentido a estas reseñas musicales. Sin más, comenzamos:

La Pecosita (1961, Oscar Cossío Flores) Los Silver Rockets

Integrantes del grupo: Óscar Cossío Flores en la voz, Felipe Lara, bajo eléctrico, Sergio Luna a la batería, Jesús Rivera, guitarra rítmica y Juan José Caballero en la guitarra líder (quien después fue  fundador e integrante de los originarios de Balbuena “La Tropa Loca”, de cierta relevancia a fines de los 60´s y principios de los 70´s; Felipe Lara fundó la revista señera “Guitarra Fácil”, y Oscar Cossío formó al grupo “Los Explosivos” al disolverse Los Silver Rockets). El origen del grupo no ha sido determinado con precisión, por años se manejó la versión casi oficial de que provenían de Orizaba, Veracruz, pero después el conocedor Gustavo Zamora apuntó la versión de que eran capitalinos y habitantes de la colonia Morelos.

Independientemente de esas minucias, se decía que esta rolita sobre un cisne con caché que usaba lentes, trenzas largas y zapatos borceguí, fue inspirada por una chica de la vida real, güerita y pecosa , compañera de escuela de la hermana menor de Cossío Flores, y que cumplía con todos los requisitos para ser, como se dice en estos días, buleable; lo que es verdad es que fue una canción tan importante en el Rock en español, que mereció covers españoles a cargo de los Pekenikes, y que fue el primer gran éxito de un joven Granadino que sería conocido primero como Mike Ríos, en Chile con Willy Monty, y en Argentina por el grupo Los Tamis. Aunque rolas como “Uni-Rock” (cuasi oficial porra universitaria de aquellos días) “Muchacho Zafado” o su mejor canción “Aquel Primer Beso” fueron éxitos medianos comerciales, esta canción tuvo mayor relevancia histórica. Cosas verás, Mío Cid.

Grabaron para la Musart en 1961 y 1962, y existen también dos discos sencillos para la Ideal Records grabados en la tierra del dólar, anteriores a esta etapa; se debe mencionar  que las canciones que conforman el mismo son  composiciones originales en español, con excepción de  la instrumental “San Luis Blues”  siendo los compositores Lara y Cossío, y dos rolitas de Baldemar Huerta (Freddy Fender) lo que los hace el grupo rocanrolero mexicano con mayor número de composiciones originales grabadas. Merecían, junto con otros grupos de la época como Los Playboys, Los Wizards y los Baby Rocks, mucha mejor suerte.

Ya me amolé (1962, Ruiz, Filio) Los Jiggers

Éste grupo oriundo de los rumbos de San Ángel y Tlacopac, al sur de la hoy CDMX, estaba formado por el Arq. Armando Ruíz Oteo en la guitarra y voz, el bajista (1960-1962) Mario Martínez Carrera, Filio Ramírez en la Batería, el doctor Juanito Meza en la guitarra líder, y los gemelos Enrique (1959-1960) y Roberto Ampudia, en el bajo y la segunda voz respectivamente.

He citado al importante bajista y mejor persona Enrique Ampudia en la historia anterior de los Hooligans, y cabe mencionar que Los Jiggers fue su primer grupo, en el que ingresa a petición de su hermano Roberto; permanece desde la formación del grupo en 1959 y hasta 1960, donde pasa a formar parte de uno de los grupos de mayor calidad que hubo en México, Los narvarteros Rippers. Su estancia con ellos también fue corta, y fue invitado a formar parte entonces de los relevantes Hooligans a mediados del 60, quedándose con ellos hasta 1964 (Nota del Autor: en la foto de promoción más conocida de los Hooligans, que también correspondió a su primer LP, el joven que sostiene el Fender Precision Bass no es Ampudia, sino un amigo de la familia Cisneros, llamado Juan Perdomo, quien sólo sale en dicha foto y no graba con el grupo. Dato cortesía de la Sra. Beatriz Cisneros.).

Siendo parte Enrique de los Hooligans en 1962, fue invitado a echar la paloma para terminar la grabación de un LP del sello discográfico Musart con estos Jiggers que inauguraron en México la costumbre del “recover” que no es otra cosa más que coverear el cover existente de grupos como los Teen Tops, Los Sinners o Los Locos del Ritmo; aunque su forma de tocar el bajo eléctrico lo ubica dentro de los mejores de aquellos años, no le tocó ser parte de este single de 1962 compuesto por el baterista Filio y con letra de Ruiz Oteo, y  que es uno de los rocanroles más explosivos y sabrosos de la época. El arquitecto Ruíz Oteo se distinguía por ese estilo vocal Hiccup que tan de moda estuvo por esas fechas, que era característico de rockers de prosapia como Gene Vincent o Buddy Holly, y que le da ese saborcillo tan agradable a esta rola.

Vale la pena recordar que la primera grabación profesional de los Jiggers llegó por mero accidente; cuenta la anécdota de que fueron contratados para tocar en Mazatlán, Sinaloa bajo la promesa de pagarles su salario y sus viáticos, y como es una pésima costumbre de los empresarios musicales de nuestro país,  los dejaron colgados sin pago y tirados por allá; alguien se apiadó de ellos y los llevó a Discos Tambora, donde graban cuatro rolas para pagar los boletos de regreso al D.F. , actualmente estos discos sencillos, que incluyen “Ella Fué”, “Pobre Muchacho” y “Nena, Jugamos a la Casita”, son codiciadas piezas de colección.

Cabe mencionar también que Los Jiggers son en la actualidad el único grupo de la primera época del Rock and Roll mexicano juvenil que se mantiene con sus integrantes originales desde 1959, lo cual es un gran mérito, incluso de supervivencia. Acaban de presentarse en un concierto de regreso en 2016, en un Jazz Bar de su barrio de origen, que por cierto resultó muy emotivo e interesante. Qué lejos quedaron aquellos tiempos en los cuales el joven estudiante Armando diseñó su primera guitarra eléctrica -una fascinación que hemos tenido desde principios de los 50’s y a la fecha muchos adolescentes, y me incluyo- y según sus palabras, tomó como base la forma de una araña capulina, para dibujar en su cuaderno escolar algo que después de pasar por las manos del carpintero del rumbo se conoció como la guitarra “Capufender“; existieron dos ejemplares de este diseño, que pueden verse en las fotos promocionales del grupo tomadas en la mítica y ya desaparecida “Foto Ysunza” que estuvo en Insurgentes Sur, muy cerca del Teatro de los Insurgentes; siempre me he preguntado por qué la enorme mayoría de las fotos de artistas desde los años 40’s y hasta los 70’s se tomaron allí. Misterio sin resolver.

La fiesta magna (1963, Sergio Bustamante) Sergio Bustamante y Los Spyders

El defeño Sergio Emilio Edgardo de Bustamante y Arteaga Roa, con un nombre imposible de consignar en una credencial del INE, nace en octubre de 1934 y fallece 79 años después en la Puebla de los Ángeles, a causa de un infarto al miocardio.

Actor de cine, teatro y televisión, era estudiante de la carrera de Psicología en mi gloriosa UNAM cuando debuta en teatro en 1957 en una obra llamada “El Duelo”; es recordado también como un actor de doblaje muy talentoso y característico, podemos apreciar su excelente voz en personajes dramáticos como el del correteado Dr. Kildare, humorísticos como el Mayor Haley de Mi Bella Genio, y otros muy simpáticos como Tiroloco McGraw, o el Cary Granito en Los Picapiedra.

La vocación artística de Sergio, así como su gusto por el Rock and Roll lo hace formar junto con José Luis Arcaraz y Francisco Cataño al grupo los Lunáticos, que graban con Bustamante y para Discos Columbia el primer Rock and Roll juvenil mexicano – con letra en inglés- llamado “ Where Did You Get It?” (¿Dónde lo Pescaste?”) en 1957, así como en la anteriormente reseñada “Elvis Pérez”, (canción que por cierto, iba a ser grabada originalmente por Viruta y Capulina), otra grabación Columbia, está de 1960, testifica la reunión con Los Teen Tops con el cover en español de “Get Your Daddy’s Car Tonight” de The Petittes, bajo el nombre de “Pídele el Carro a tu Papá”. Después de esto, Sergio se aleja de las grabaciones hasta 1963, cuando una marca de discos de origen venezolano, Discos Velvet, le graba una canción que compuso desde finales de 1961, y que refleja sucesos costumbristas dentro de las tocadas de barrio, habilidades dancísticas, peleas por chicas, picudeos y mucho rocanrol; el actor declaró en una entrevista con un servidor para el IMER, que la Araña Méndez y el Flaco Báez existieron realmente, y eran compañeros de escuela. De estos Spyders, (sic) nativos del D.F. el único integrante al que recordó Sergio era el joven Peter Watkins, a la guitarra. Tres canciones más de su autoría, fueron grabadas en estas sesiones: “Que Solo Estoy”, “Canta Viento Canta” y “Sueño”.

Lo verdaderamente lamentable, es que “La Fiesta Magna” pudo haber aparecido en la película de 1963 “La Sombra De Los Hijos” , churrito lacrimógeno en donde interviene Sergio como hijo primogénito de doña Marga López, y con hermanos como Oscar Madrigal y Angélica María, of all places, que se ven tentados por el terrible, sabroso y pecaminoso problema del sexo adolescente; Bustamante interpreta aquí a un médico que pierde toda confianza en sí mismo por haber operado mal y haber provocado la muerte de su paciente; simplemente la canción no tenía ninguna cabida en el film, ni cómo justificar su inclusión, además de que Sergio ya era un adulto hecho y derecho, como para andar armando fiestas magnas del nuevo Twist en su hospital de trabajo, como que no hubiera sido muy congruente ni con la realidad ni con el tono melodramático de la película. Consideraciones aparte, esta rolita es una de las joyas musicales más coleccionables de la época.

Composiciones originales relevantes de la época del Rock and Roll, que les recomiendo escuchar en adición a las ya analizadas:

El siguiente es un listado intencionalmente incompleto que menciona los rocanroles y baladas originales que tuvieron mayor relevancia y difusión radiofónica en su época, y que no pretende ser ni exhaustivo ni completista; dejo fuera las canciones anteriormente mencionadas en los análisis individuales, así como las que por mera conveniencia y oportunismo musical fueron “compuestas” como relleno de discos de larga duración, con títulos como “Échale Échale” “Twist de la Bruja” ” Twist del Perico” y demás frivolidades. Siempre sucederá que me falten algunas y que me digan ¿y por qué no pusiste ésta y ésta otra? Espero su comprensión ante la natural falta de espacio, y les recomiendo sincera y ampliamente conocer y escuchar estas muestras musicales.

Los Locos del Ritmo: Estroncio 90, Tus Ojos, Morelia, El Mongol y  Un Vasito con Agua, 1959. Sin Ti No Puedo Vivir, Triste Noche, Ten mi Corazón, 1960.

Los Hermanos Carrión: Dime Quién, 1960. 

Loud Jets: Puebla Twist, 1961.

Hooligans: Silbando Rock, 1961. 

Silver Rockets: Aquel Primer Beso, Zombie Universitario, Muchacho Zafado, 1962.

Manolo Muñoz: No te Creo, 1962.

Alberto Vázquez: El Pecador, 1963.

Los Rebeldes del Rock: Nena ¿Bailamos Twist? 1962.

Los Crazy Boys: Crazy Boys Rock, Niño Popis, 1960, La Princesa, 1961, Besitos Sí, Besitos No, 1962.

Fabricio: Yo te querré, 1961.

Sergio Bustamante: Que solo estoy, 1963.

Los Sleepers: Ojos de Araña, Zombie, 1962.

Los Gibson Boys: El Vampiro, 1961.

Y algunas otras más que por falta de espacio, recordaremos posteriormente.

Epílogo

Es también muy importante para mí agradecer y seguir dando crédito a quien lo merece, a los verdaderos investigadores de enorme vocación y muchos amigos dentro del medio, de quienes utilizo sus datos disponibles por internet gracias a sus interesantísimos blogs, en especial a Arturo Lara Lozano, y sus “Semblanzas del Rock Mexicano” al muy buen amigo radicado en España Gustavo Zamora, y su blog “Estroncio 90” al blog “Vuelve Primavera: el Rock de los 60’s”,  el blog “Tal como lo vivimos”  del docto Gersio, hasta la Sultana del Norte a los buenos amigos Rolando Galván y César Or, así como a los excelentes amigos de redes sociales que he conocido recientemente(y algunos ya anteriores y que he retomado también), Armando Vázquez y Jaime Gómez de los Ovnis, la hermosa y talentosa señora Leda Moreno, el buen Rafael Acosta Córdova, Menny Muñoz de Los Hitters, Jorge Belmont, el Rocktor Alberto Figueroa, Carlos Loftus y Diego De Cossío, de los Camisas Negras, Chemita Silva, inolvidable bataco de Los Rebeldes del Rock, a mi hermano y compañero de rocanroleadas radiofónicas Miguel Ángel Brito Flores, a los amigos invaluables de la radio, Humberto Cantú, Gustavo Alvite, Héctor Lama, Eduardo Silva Ortiz, José Hernández Córdoba, Jesús Ruiz Montaño- culpable de que el que escribe haya ingresado a la radio como incipiente comentarista, en el ya lejano 1984- y tantos y tantos más, que se han retirado, o que ya pasaron a mejor vida (y que tuve el honor de conocer), que me han compartido anécdotas, datos y trivia, y que merecen crédito y remembranza por formar parte de una historia aún mágica y misteriosa, la historia del Rock and Roll mexicano. Sirva este humilde esfuerzo como un sentido homenaje a todos ellos.

“…Yo lo único que quiero, es bailar Rock and Roll ¡y que me dejen vacilar sin ton ni son…!”

Chucho González Biestro, 1960.

 

Marco Antonio Brito Flores

3 comentarios

Click aquí para comentar

Comenta

Recibe las nuevas publicaciones en tu correo electrónico

Ingresa tu mail y recibirás notificaciones en tu correo cada vez que se publique una entrada nueva.

Derechos reservados

Todos los contenidos mostrados en www.elcirculobeatle.com están protegidos por la siguiente licencia:

Prohibida la reproducción, alteración o uso comercial de los contenidos de este sitio web.

Categorías de las publicaciones

ECB Sesión de fotos

¿Algo está mal?

Nuestro talento

Arturo Espinosa

Geral Rosales

Tere Chacón

Patricia Infante

Mauricio Castillo

Jaime Esteban Hernández

Fernando Iván Hernández

Marco Antonio Brito

Dulce González

Daniel del Moral

Aketzaly Moreno

Tenemos el mercado que te interesa para tu producto o servicio

¿Qué es la Semana Temática de ECB?